jueves, 31 de diciembre de 2009

Cappa tocó la mejor sinfonía


Cappa tocó la mejor sinfonía       LEO RODRIGUEZ BRUNO | lrbruno@ole.com.ar

Angel Cappa le puso letra y música al fútbol. Logró que su Huracán tocara la mejor composición sinfónica. El tiki tiki lo disfrutó el pueblo futbolero, que aprecia la mística lírica que hacía mucho tiempo descansaba fuera de las canchas argentinas. Aunque no consiguió el título, su equipo recibió el elogio popular, él sostuvo sus principios aunque los detractores atacaran sus convicciones e ideales. Consiguió que el país hablara de su Huracán por la prolijidad y lo vistoso del fútbol que pregonó.



El mejor técnico: Cappa con 22 votos
La estructura y regularidad de Estudiantes, coronada en la Libertadores (y a un par de minutos en el Mundial de Clubes ante el poderosísimo Barcelona). El andamiaje y el orden del Banfield histórico del Apertura. El tiki-tiki de fábula del popular Huracán. O la solidez y el traje de equipo del Vélez campeón del Clausura.


El perfil subterráneo y exitoso de Sabella. Parecido al del Tigre Gareca, quien de dos zarpazos volvió a la alta consideración. La utopía llevada al césped por Angel Cappa. O el jugo exprimido por Falcioni.


La puntada chic de Bolatti. Los porrazos en continuado de River. Las estrellas estrelladas de Boca. El año futbolero girando en la rula, no va más, grita el 2009, y no vale el doble cero... Y cada integrante de la redacción se la juega. Pasándolo por el tamiz de lo que entró por los ojos en los torneos locales y las participaciones internacionales de los argento, por lo que sentenciaron los resultados, por afinidad filosófica. Lo nuestro es caserito: ni los Olimpia, ni el balón de oro. Acá están, éstos son, los mejores de Olé...


El vencedor en el rubro mejor jugador está inevitablemente unido al de mejor equipo. Como fue expuesto antes, el año de Juan Sebastián Verón irrumpió en los guarismos. El hito de haber logrado una Copa con el Pincha luego de 38 años lo sube al altar. Fue la reserva anímica y futbolística de los platenses, al punto de que ese nivel lo empujó a ser también clave en la Selección. Mario Bolatti le guanteó un par de rounds. Amo y señor del Huracán que peleó el Clausura hasta el último aliento, es símbolo de la identificación que ese Globo (segundo en la votación, muy por encima de los campeones locales) logró con el futbolero medio. De hecho, Angel Cappa fue ungido como el estratega 2009, gracias a su criatura. Detrás quedó la cultura bulldog de Julio César. Ah, Pastore, otro hijo de ese Huracán con brillo, obtuvo la revelación.


Quedó casi polarizada la poco grata batalla por el equipo fracaso, casualmente, en un extraño súperclásico. River cayó ante Boca que, con la vuelta de Basile al banco, Bianchi como manager, Palermo, Insúa, y la acción granjeada por las lesiones de Battaglia y Riquelme, no entró a la Libertadores. Otro tet a tet negativo fue el de peor árbitro. Venció Brazenas, con el mocazo en la definición del Clausura como estandarte. Lo luchó el siempre polémico Pablo Lunati. Baldassi aplastó a sus colegas como el mejor. Donde no hubo equivalencias fue en el fracaso individual: en el ítem, sí, el Ogro Fabbiani fue figura. Como Messi, quien también robó en la votación Olé . Que así sea en el Mundial.



El mejor jugador: Verón con 32 votos.

El mejor equipo: Estudiantes con 30 votos.

El mejor técnico: Cappa con 22 votos.

Jugador revelación: Pastore con 16 votos.

Fracaso personal: Fabbiani con 42 puntos.

Fracaso grupal: Boca con 27 votos.

El mejor momento: La final con 14 votos.

El mejor árbitro: Baldassi con 43 votos.

El peor árbitro: Brazenas con 22 votos.

El mejor de afuera: Messi con 50 votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada